Sección de televisión

autora.jpg (29264 bytes)Comenta  

María Eugenia Koutsoubos

En exclusividad

para Planeta3

Esta semana.

EXPEDICIÓN ROBINSON

 

espectaculos@planeta3.com.armail1.gif (4196 bytes)         Correo de lectores Comentarios Anteriores

"EXPEDICIÓN ROBINSON"

 

Sobreviviendo en el Paraíso

Basado en el programa Estadounidense "Survivor", llega a la televisión Argentina, "Expedición Robínson" (Lunes, Canal 13, 23 horas) Esta es una nueva incursión de Julián Weich al estilo de "Fort Boyard" pero mucho más interesante. Aquí, un grupo compuesto de 16 personas, 8 mujeres y 8 varones, desembarcan en una isla solitaria y lejana, más específicamente un promontorio flotante del archipiélago "Bocas del Toro" en medio del Caribe Panameño. Hasta allí llegan los mencionados con una sola condición: sobrevivir. La recompensa por tan dura obstinación y perseverancia $100.000. dólares.

 

Las primeras imágenes con la llegada de los aventureros son de una gran belleza plástica, el lugar elegido por la producción, un émulo del mítico paraíso terrenal, es el escenario ideal para desarrollar las más diversas actividades de supervivencia. Los participantes deberán comer frutos silvestres, cazar animales salvajes o degustar la carne de los cangrejos de mar.

 

Cada uno tendrá su estandarte, un cepillo de dientes, una bandera de nuestro país, una tabla de surf etc. para ser reconocidos. Van a pasar por las más duras situaciones como dormir a la intemperie o soportar las violentas tormentas tropicales. Hacia el final del programa, viene la hora de la resolución y de ver quien es el primero en dejar la isla y regresar a casa, quien es el memos apto, el más débil. Y fue María, fue ella quién abandonó la paradisíaca isla por motus propio, no aguantó las primeras pruebas y solita se entregó al decir "ya no quiero sobrevivir"

Y su deseo le fue concedido, regresó a su cálida y cómoda casa.

El programa arrancó muy bien, con un puntaje de rating superior a los 16 de pico.

Su estilo casi documental le sienta a la perfección y la cámara se pavonea en sus naturales bondades mostrando los atardeceres sobre el mar celeste y sus arenas tan blancas como la misma luna.

Un buen comienzo para una producción que no hace caso a ajustes ni escatima en su idea de entretenimiento.

María Eugenia Koutsoubos

 

Correo      mail1.gif (4196 bytes)                                                                                            Ir a planeta3 

Ir a Cine